Mensaje del Netanyahu por Iom Hazicaron

25 abr. 2012

Mensaje del Primer Ministro del Estado de Israel Biniamin Netanyahu en el Día de Recordación de los caídos en defensa del Estado de Israel

"Ante todo, queridas familias de los caídos:
... El Estado de Israel arrea hoy su bandera a media asta en señal de identificación con los caídos y sus familias.
Al igual que ustedes, hermanos y hermanas, cada Día de Recordación pienso en mi hermano caído.
Pienso en mis padres que perdieron a un hijo amado y en mi hermano Ido que perdió a su hermano mayor.
Al igual que muchos ciudadanos, recuerdo a mis compañeros de armas que ya no están y que cayeron a mi lado.
Recuerdo a Haim Ben Yonah, miembro del Kibutz Yehiam, que cayó a mi lado en un combate de fuego al cruzar, a medianoche, el Canal de Suez.
Recuerdo, también, a mis maravillosos compañeros de armas, Zahar Linik y David Benhamu, que cayeron al momento de los preparativos para una operación militar, poco tiempo después de habernos alistado juntos. Los acompañé, heridos de muerte, camino al hospital, donde se confirmó su deceso. Zahar tenía grandes virtudes, inquieto, un hombre ejemplar. David Benhamu murió en mis brazos durante el viaje desde la zona de entrenamiento hasta el hospital. Provenía de un barrio en Beer Sheva. Era un joven brillante, un atleta habilidoso, excelente alumno en la Secundaria Boyer de Jerusalem. Había en David una nobleza y delicadeza que atrapaban el corazón de todos los que lo conocieron. Cuando se dice que los mejores son aquellos que cayeron, se refiere a personas como Haim, Zahar y David. Cuando visité, decenas de años después, la casa de David en Beer Sheva, ingresé a su cuarto. Permanecía exactamente igual, tal como cuando David lo dejó la última vez.
Para nosotros, las familias de los caídos, el tiempo se detiene en el momento en que recibimos la amarga noticia; una terrible destrucción parte nuestras vidas en dos y lo que era antes no retorna jamás.
Este día la nación entera deja sus tareas y se coloca de pie, en silencio. Cuando, por la noche, se escuche la sirena, todos nos convertiremos en una sola familia: los ciudadanos de Israel unidos en la pena y en el recuerdo, inclinaremos las cabezas con orgullo hacia aquellos que cayeron y sacrificaron sus vidas en defensa de nuestro pueblo.
Gracias a ellos tenemos la independencia y el derecho a vivir, con seguridad, en nuestra tierra.
Bendita sea su memoria".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de dejar tu comentario asegurate de poner tu nombre.

“אם תרצו אין זו הגדה”
“Im Tirtzu Ein Zo Hagada”
“Si lo deseas, no será una leyenda”
Theodor Herzl