Personaje de la semana 2: Maimónides

4 sept. 2012

Maimónides:


Nacido bajo el nombre Moshé ben Maimón, en España, en la ciudad de Córdoba en el año 1135 fue un medico, rabino y teólogo judío, muy reconocido en la edad media.

Cuando Córdoba fue conquistada por los almohades (1148), que impusieron el islam como religión, su familia decidió marcharse, primero hacia otras zonas de la actual España y luego hacia el norte de África. Maimónides llegó a simular adhesión al islamismo, pero nunca abandonó su fe.

En su adultez se estableció en El Cairo, Egipto. Allí fue nombrado rabino y ocupo el cargo de médico de Saladino I, Sultán de Egipto y Siria,  hasta su muerte en el año 1204.

Fue muy conocido por sus contemporáneos como médico, dejando una importante huella en la tradición popular que muestra a Maimónides, sobre todo, como un médico a quien se atribuyen milagros que le elevan al nivel de santo, un sabio juez y un rabino.

También como filosofo, en sus obras se muestra el esfuerzo por armonizar fe y razón, religión y filosofía. La Guía de los perplejos (1190) es su obra más relevante, esta es la clave de su pensamiento filosófico y ejerció una fuerte influencia en círculos tanto judíos como cristianos y sobre todo escolásticos.

Su fuente filosófica principal fue Aristoteles. De sus obras surge el movimiento intelectual judaico de los siglos XIII y XIV que se extendió por España y el sur de Francia. 

Maimónides recibió consultas de diverso tipo procedentes de comunidades de distintos países de Oriente y de Occidente. Tales como cuestiones legales, interpretación de pasajes religiosos, problemas teológicos e históricos, incluso asuntos corrientes y de comportamiento. A lo largo de su vida a Maimónides le llegan infinitas cartas con pedidos de ayuda y esclarecimiento y sus respuestas eran recibidas como pronunciamientos de la mas alta autoridad.  

 Su obra tuvo una gran influencia en filósofos cristianos como santo Tomás de Aquino. Su utilización de un método alegórico, aplicable a la interpretación bíblica, que minimizaba el antropomorfismo, fue condenada durante varios siglos por muchos rabinos ortodoxos.  Además escribió sobre astronomía, lógica y matemáticas. 
Maimónides falleció en El Cairo el 13 de diciembre de 1204.Posteriormente su tumba fue trasladada a Tiberias, en el actual Israel.


 

 Algunas de sus ideas, escritas en La Guía de los perplejos son: 

  Maimónides distingue tres grupos de seres creados:

    • los minerales, las plantas y los seres vivos (incluyendo al hombre), compuestos de materia y forma perecederas.
    • Las esferas y las estrellas, en las cuales la forma es permanente.
    • Los seres dotados de forma, pero sin materia, como son los ángeles.
  • Admite la creación como un acto conforme a la esencia divina, el cual abarca todos los seres, no tiene otro fin que a sí mismo y por lo tanto su duración es ilimitada. 
  • Prueba la existencia de Dios a partir de argumentos aristotélicos, y afirma su unidad e incorporeidad. 
  • El alma es una en esencia, pero tiene cinco facultades: la fuerza vital, los sentidos, la imaginación, el apetito (pasiones y voluntad) y la razón (libertad y entendimiento).
  • El entendimiento es la facultad que caracteriza al hombre, pero las demás le son comunes con la mayor parte de los animales. Éste puede ser pasivo (entendimiento material que sufre la acción de la vida orgánica, es inseparable del cuerpo e individual) o activo (adquirido o comunicado, separado del cuerpo).
  • Habla del estado profético, constituido por una iluminación superior a lo que cada uno puede aspirar que produce el máximum de ciencia y dicha, entendiendo la profecía como una emanación de Dios que se extiende por medio del intelecto a la facultad racional y después sobre la facultad imaginativa.
  • El hombre es libre y la libertad es una función de la inteligencia, y este intelecto, como forma del alma humana, es inmortal porque no necesita del alma para sus operaciones, sino que entiende separado absolutamente del cuerpo.
  • La resurrección de los cuerpos se debe a la fe pero la razón no la puede demostrar aunque tampoco negar y la admite como un milagro compatible con la creación.
  • El entendimiento constituye el verdadero fondo de nuestro ser, la parte inmortal del hombre y por eso el hombre debe encaminar todos sus actos a obtener la perfección suprema de esta facultad mediante el conocimiento de Dios; conocer y amar a Dios es el fin último de la vida.
  • El hombre es libre y esta libertad, actuando como tal, puede por sus solas fuerzas realizar el bien desinteresadamente.

  

 Fuentes:
http://www.luventicus.org/articulos/03A002/maimonides.html
http://www.portalplanetasedna.com.ar/maimonides.html
http://www.buscabiografias.com/bios/biografia/verDetalle/1190/Maimonides 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de dejar tu comentario asegurate de poner tu nombre.

“אם תרצו אין זו הגדה”
“Im Tirtzu Ein Zo Hagada”
“Si lo deseas, no será una leyenda”
Theodor Herzl